Superfriqueado

En una entrada previa vinculamos a una discusión electrónica sobre el capítulo de cambio climático de la nueva edición de Freakonomics, Superfreakonomics.

Brad DeLong posteó un scan pdf del tal capítulo, que por alguna razón no encuentro ahorita (actualizaré el vínculo cuando aparezca. Actualización: ya lo encontré). Para actualizarse en la discusión, recomendaría ir a la entrada previa e ir a los blogs para ver lo dicho desde entonces, que no es poco, ni poco relevante. A los incluidos allí, incluiría el excelente blog de Yoram Bauman, muy celebrado por sus 10 principios de economía.

El asunto de fondo entre los autores de Superfreakonomics y el resto es el tipo de solución propuesta ante el cambio climático. La convención hoy es mitigar y adaptar. Mitigar la emisión de gases y adaptarse al cambio.

SuperFreakonomics favorece explorar el conjunto de soluciones conocido como "geoengineering" desestimando explícitamente el poder de la modificación a los incentivos y a las soluciones descentralizadas sobre las cuales se fundamentan la mitigación y la adaptación. Desestima el poder de las señales de mercado que la economía estándar se ha encargado (exitosamente) de establecer. Desestima el poder de las preferencias (y el reconocimiento generalizado de que son dinámicas, que cambian) y, de a una, el poder del mercado, asignando la solución a uno o dos experimentos.

Pero los sistemas climáticos son complejos. Muy complejos. ¿A poco sabríamos las reacciones sistémicas que se producirían del geoengineering? Por ejemplo, uno de los mecanismos propuestos para evitar otro Katrina es el de establecer millares de tubos de plástico (como si fueran popotes, con el extremo superior del popote justo en la superficie del mar) en el Golfo de México para mandar el agua caliente de la superficie hacia el fondo. Menos temperatura en el agua superficial se traduce en huracanes con menos fuerza. ¿Pero a poco sabemos que con eso no se alterará el de por sí frágil sistema de corrientes que le da a Europa el clima que tiene? ¿Estamos seguros que conocemos el rango probabilístico de los estados posibles?

Ellos dicen que es muy costoso promover cambios en el comportamiento generalizado de suerte tal que se produzcan las magnitudes requeridas de mitigación para combatir el calentamiento. No me creo esta posición [y extraña un tanto, pues los autores vienen de Chicago!!]. Habría que informarles que el comportamiento de la gente ya está cambiando para adaptarse al cambio climático en muchos lados [aquí el abstract a un paper que documenta algunos ejemplos...]

Por otro lado, en un programa de televisión (disponible en capsulas a través de su blog) los autores dijeron que sus cálculos demostraban que varias medidas ahora populares para reducir la huella de carbón (como la de adquirir alimentos producidos localmente, en lugar de que vengan del otro lado del mundo) se basan en fundamentos falsos! Ellos dicen que ocurre lo contrario (!!!). Sobre eso no comento más, pues habrá que ver sus cálculos. Pero las reacciones, y el simple hecho de que son 2 economistas (por demás talentosos) que producen best-sellers discutiendo campos fuera de su especialidad que se enfrentan a centenares (millares???) de científicos que trabajan sobre el asunto, y que se lanzan a minar los 2 o 3 consensos que (tan costosa y tardíamente) se han producido, me hace más escéptico.

Pero en aquella cuestión me parece que están eligiendo el principio equivocado. Implica decir que las preferencias no cambian (como de hecho lo dicen en el programa de TV), implica decir que las soluciones centralizadas son en este caso menos costosas y más efectivas que las soluciones descentralizadas. No se trata de no explorar lo que la ciencia y la técnica puedan realizar (aunque los ejemplos que ellos dan en el programa de TV, como la victoria ante la polio, no me convencen), pero no se puede apostar todos los huevos a una canasta.

Tal vez eso es lo que están buscando: mayor atención a los proyectos de "geoengineering", y hacen el punto favoreciendo por completo esa opción por sobre la mitigación estandar. En un analogía numérica, puede ser como si estuvieran buscando un promedio tal que para alcanzarse tienen que añadir valores muy extremos...

Actualización: Steve Levitt es economista y Stephen Dubner es periodista. Asumí que los dos eran economistas cuando escribí la entrada.