Freaks vs Geeks

O "cute-o-nomics" vs "economics"

o, ¿dónde quedaron las preguntas sobre economía?
o, "¡Mira, tengo un martillo, ahora veo todo con forma de clavo!".

Uno no puede ir campante en la literatura económica sin prestar atención a estos debates. A aquél, el de las grandes preguntas, ya hemos hecho referencia, [no olviden revisar las quemantes respuestas de Cochrane y Levine] Ahora va el de las preguntas pequeñas, a veces insignificantes, pero que nos entretienen que da gusto...

A Levitt no le recrimino nada. Hay que tener pantalones para aguantar el tipo de atención, crítica y aclamación que recibe a diario...El está en medio de algo, sin duda; personificando tendencias que ya existen en el gremio. Sobre él se van los que las apoyan (los que hacen "clever research"), pero también los que le recriminan (los que hacen "relevant" o "important research").

Estoy leyendo Freakonomics como preludio al SuperFreakonomics, que debe llegar a la biblio de la escuela en breve. El libro es entretenido como pocos. Pero me ha hecho recordar nostálgicamente a Bryson y su Historia de Casi Todo, mucho mejor escrita, con conclusiones mucho más sólidas. Freakonomics es harto recomendable, pero hasta el momento creo que prefiero el naturalismo económico de Frank, mucho más honesto, menos "trendy", y analíticamente poderoso por igual (de hecho, no veo tanta diferencia entre la economía de lo "freak" y lo que la intención naturalista de Frank quiere descubrir)...

Lo que no me gusta es la sangronada. Sin duda es un halago que el NYT haya dicho lo que ha dicho de Levitt. Pero ponerlo como preludio a cada capítulo es demasiado narcisismo sangrón.

  • Mankiw, ¡qué raro!, tiene algo qué decir. Mesura. Mesura. Mesura. Pero también firmeza.
  • Tabarrok desde Marginal Revolution. " It's possible to be clever and to think
    big." Claro! No sólo es posible. Es deseable. Es imprescindible. Es el faro que debe guiar la investigación.  No se pierdan en el primer comentario lo que dice Tyler Cowen:

    "I thought [Scheibel's] article was a good summary of how Steve Levitt has
    *improved* the economics profession. The exercise is always a
    comparative one and I can assure you matters were once worse: too
    theoretical, too much game theory, and too little interest in the real
    world. That has all changed. At a bare minimum, the Freakonomics
    movement ensures that everyone understands incentives and that is not
    to be taken for granted. Levitt-style economics is contrasted with
    James Heckman but in reality the two movements have risen together,
    rather than one displacing the other." ... "There is plenty of room in the profession, and in people's brains, for a bit more Freakonomics."

  • Karl Smith. De acuerdo!

Resumiendo, en las menos palabras posibles, Scheibel apunta una tendencia que no es falsa, y que a veces resulta en un presumidero sangrón que deprime (él se describe a si mismo como un "economics pouser";  también podría vincular como ejemplo al forum de candidatos al job market en economía. Pero es tan deprimente, en serio, que no vale la pena -no creo que haya mucha diferencia con un foro preparatoriano discutiendo cosas preparatorianas...). Pero no se trata, en principio, de un desplazamiento de uno por otro (aunque hay que ver la sociología del asunto, ¿cómo se asignan las posiciones y los recursos de investigación?). Mankiw le da al clavo: las grandes preguntas seguirán siendo las grandes preguntas, y seguirán siendo las que reciban mayor atención. Smith, por cierto, también acierta cuando dice que varias preguntas de Levitt no son sólo modos de mostrar "clever research", sino que son ellas también "grandes preguntas"... Con todo, la ciencia oscura vive. Vive como nunca, tal vez. Y aunque no te gusten los moditos sangrones del genio Levitt, hay que apoyarlo en su cruzada (discutiendo, en el camino, su capítulo de cambio climático).






2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad no veo porque los metodos de Levit pueden ser peligrosos ni que el este "echando a perder la economia" como dijo alguien.

Lo que hace es ingenioso aunque aparentemente frivolo. Sin embargo, los economistas deberiamos entrarle a todas esas cosas. Por ejemplo, el asunto de si los nombres "etnicos" estaban asociados a rechazo en las solicitudes de trabajo, me parece un buena manera de entrarle a los temas de discriminación racial.

Carlos A. López Morales dijo...

De acuerdo. Por muchos se puede ver como una suerte de vulgarización del "imperialismo de la economía" ya criticado. No se trata de decir "es la nueva economía" o "es mejor que la vieja", o decir totalmente lo contrario. Tyler Cowen lo dice bien: hay lugar para todos...